Alimentación en anemias I. Anemia Ferropénica

 

Normalmente cuando se habla de anemia a la gente le viene a la mente falta de hierro, pero esto no es del todo así, ya que existen anemias por deficiencia de vitamina B12, o por cobre.

Anemia Ferropénica

Es la más frecuente, por ello se asocia más frecuentemente con la palabra anemia. Puede producirse por una ingesta inadecuada de hierro, una disminución de su absorción en el intestino (presencia de fármacos, antinutrientes,…), por pérdidas de sangre (menstruación, heridas, sangrado en heces, …), por el uso de anticonceptivos, durante la gestación e incluso por activad física excesiva.

Antes de seguir con que alimentos hay que comer para aumentar la ingesta de hierro, hay que distinguir dos tipos de hierro: el hierro hemo presente en alimentos de origen animal y hierro no hemo presente en alimentos de origen vegetal y en alimentos de origen animal como leche y huevos. El hemo tiene una absorción mayor que el no hemo. La absorción del no hemo aumentará por la presencia de vitamina C, lactosa o proteínas, disminuyendo por la presencia de fibra, ácido acético del vinagre, cafeína o teína.

RECOMENDACIONES GENERALES DE ESTILO DE VIDA Y ALIMENTACION

1.- Es fundamental asegurar un buen aporte de hierro, preferiblemente hierro hemo presente en alimentos de origen animal como carnes o pescados.

2.- En el caso de los vegetarianos, y no vegetarianos, pueden aumentar la absorción de hierro no hemo combinando las fuentes vegetales como espinacas o lentejas, con alimentos ricos en vitamina C (naranja, limón, pimientos, brócoli, kiwi, fresas,…), por ejemplo aliñando con limón una ensalada de espinacas, en lugar de vinagre,  el día que se consume un plato de lentejas poner de primero una ensalada de pimiento o comer una ensalada verde con lentejas.

3.- Evitar el consumo de alimentos que disminuyen la absorción de hierro como café, té, fibra, etc.

4.- Pueden utilizarse alimentos fortificados como por ejemplo cereales de desayuno.

5.- Realizar una práctica moderada de ejercicio físico, evitando actividad física intensa frecuente.

6.- En el caso de las mujeres, deben realizar un buen seguimiento ginecológico, durante la gestación y durante la menstruación, puede producirse una disminución en sangre.

Antes de tomar suplementos de hierro, se debe consultar con el médico, siempre con analítica en mano para poder realizar el seguimiento necesario y retirar el suplemento en cuanto no sea necesario.